GALPONES E INDUSTRIA

Es frecuente requerir un aislante térmico o acústico en recintos de construcción sólida. La celulosa cumple ambos requisitos en una sola aplicación. Se aplica en seco, esto nos permite tener  tiempos de finalización de obra rápidos. Además cuenta con un tratamiento químico que hace  que la aislación sea ignifuga, no se inflama, no propaga fuego, no se derrite, y no emite gases tóxicos. 

A continuación enumeramos algunos de los beneficios de la celulosa:

  • Confort térmico - invernal y estival.

  • Aplicación rápida.

  • Resistencia al fuego.

  • Confort acústico.

  • Aplicación limpia.

  • Sin mantenimiento.

  • Sin mantenimiento.

1/1